“ DIOS ES MI TORBELLINO Y MI FELICIDAD ”

DIOS ES MI TORBELLINO Y MI FELICIDAD: A veces, nos preguntamos, cuando llega la hora de levantarnos el sábado: ¿QUÉ PUEDO HACER? Y la respuesta como que es difícil tenerla, sobre todo porque estamos acostumbrados a que la semana viene organizada por el lugar de trabajo.

A veces, el sábado es fácil encontrar trabajo, porque ya tengo la rutina de cada sábado, cuando hago todo lo que en casa no pude hacer durante la semana, y en un día se me acumula todo lo que era mi deber de casa para hacerlo en la semana, y lo dejé día tras día diciendo: “Ya será… el sábado”.

Cuando veo el montón de cosas por hacer el sábado, veo que el tiempo no me va a alcanzar para hacer todas las cosas pendientes y pienso: “Bueno, para el domingo”. Pero, siempre el domingo viene con “sus sorpresas”, que cada día van apareciendo más una y otra, para terminar con que ni siquiera me alcanzó el tiempo durante el domingo para hacer todo. Y lo que voy viendo es que ni tiempo tengo para Dios. ¿No será más bien que mi tiempo ya ni tiempo es mío, porque nunca lo he tomado como mío, para organizármelo, y porque he dejado que todo menos Dios me dirija la vida, y al final todo me arrastra menos Dios?

Quizá en tu vida pueda estar sucediendo esto, y arrastrado por el torbellino de cosas, te falta el amor de quien tiene a “Dios como único torbellino”, que le lleva a organizar todas las cosas de su vida. Y, como lo mejor, deja que Dios sea en el domingo lo primero, para que termine siendo lo primero y el sentido de todo lo que haces durante la semana. ¡Ánimo, los días son un regalo que Dios nos da y hay que aprovecharlos, para devolverlos a Dios con intereses! Y lo que más me alegra es que para ser feliz sólo tengo el tiempo de la vida. No hay más… y aprovecharlo es camino de éxito aquí y en la eternidad. Me encanta que Dios sea mi torbellino y mi felicidad. Así es, agarra la Oooooooonda.

Tu amigo de siempre, P. Salvador Gómez, L.C.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Website